jueves, 26 de julio de 2007

De latas sagradas a cine snob.

“Hay tres cosas que siempre me parecen bellas: mi estupendo par de zapatos de siempre, ya viejos pero muy cómodos, mi dormitorio y la aduana de los Estados Unidos cuando regreso a casa”. Mas irónico que superficial, Andrew Warhola, descendiente de checoslovacos de grandes gafas, pelucas blanca y el pecho cruzado de cicatrices se abrió camino para convertirse en uno de los artistas mas famosos y controversiales de sus amados Estados Unidos.

Tuvo tres depresiones nerviosas entre los ocho y diez años. En verano se dedicaba a vender frutas.

Su chocolate predilecto era el Hersheys. Un clásico icono de la cultura popular estadounidense que comía mientras su madre le leía historietas de Dick Tracy.

No leía libros sino entrevistas de donde robaba respuestas ingeniosas. Solía contestar con monosílabos u otra pregunta. Si y no eran dos respuestas frecuentes que solía utilizar.

Fanático obsesivo de diversos artistas, de quienes coleccionaba autógrafos y otras memorabilias, el escritor Truman Capote era de sus ídolos máximos a quien escribió una carta y nunca le fue respondida.

El pintor de paciencia zen padecía la cleptomanía y pánico escénico. Aseguraba disfrutar de las cosas aburridas como mirar por la ventana.

Los únicos deportes que Warhol practicaban era lavar los platos y pasar la aspiradora.

Warhol tenía una obsesión con su imagen, lo que hizo someterse en 1957, 7 años después de comenzar a usar pelucas, a una operación estética completa.

Una de sus grandes pasiones era la de grabar horas de entrevistas para luego desgrabarlas textualmente incluyendo titubeos, exclamaciones y silencios y publicarlas en su revista titulada “Interview”.

Su opera prima en el séptimo arte fue “sleep” un documental de cinco horas en el que retrató la hora de dormir del actor John Giorno. Este film y otros tantos muestran tan solo una parte de cuan excéntrico era el artista. Conoció a Jim Morrison, vocalista de The Doors en Los Angeles California, a quien le regaló un teléfono con el cual, supuestamente podría comunicarse con dios, otro claro ejemplo de los excéntricos niveles a los que warhol podía llegar, sumando a este acto un gran valor semiológico.

Era una persona que se imponía mucho, incluso cuando trabajó con la banda Velvet Underground los obligó a incluir a la modelo alemana Nico como cantante para dar un valor estético extra.

Tuvo problemas legales con la serie de obras titulada “Flores” ya que eran intervenciones sobre una fotografía ajena. La fotógrafa se negaba a que su foto sea manipulada a gusto de Warhol quien no pidió ningún tipo de permiso para utilizarla.

En 1968, Andy Warhol fue atacado por la feminista Valerie Solanas a quien el pintor supuestamente le había robado un guión de una obra de teatro.

El manifiesto feminista escrito por Solanas.

En los setentas, el artista ya conocido mundialmente comenzó a utilizar otros materiales en sus obras como semen, orina, chocolate o mermelada entre otras sustancias.

En julio de 1985 se subió al escenario del Lincoln Center en Nueva York y retrató a Debbie Harry, cantante de Blondie con una computadora comodore 1000. Por su poca capacidad frente a las computadoras, necesitó un asistente que siga sus indicaciones.

El artista fallece a las 6.31 del 22 de febrero de 1987, domingo, en el New York Hospital después de una operación a la que había sido sometido a causa de un paro cardiovascular.

2 comentarios:

Así soy Maru dijo...

Oye. Pero que blog más fantástico.

Toy japi de haber llegado aquí, así como con redes y enlaces, que no sé donde parten ni donde terminan pero me llevan, y yo me dejo llevar.

La volá.

Ese Andy me gustaba tanto hace unos años, por lo freak yo cacho, pero hoy, hoy soy una mujer tradicional.

Jajajja

No, en realidad no.

Soy Maru. Quién eres tu?

tiempodecartas dijo...

ey ganeyya rey momo podre conseguir el retrao de debbie harry que hizo en la compu esa viejisima???? me muero de la intriga por ver ese garabato tan super genial

besos
manu